Skip to content

Patricio Huerga . Brazadas que incluyen

Desde finales de los 90 se viene desarrollando en una vecina localidad a Rosario natación integrada para niños con y sin discapacidad. Después de haber logrado la primera intervención en aguas abiertas en el Río Paraná los llamaron Tiburones del Paraná. Una de las personalidades más visibles es desde entonces el profesor Patricio Huerga. En esta entrevista habló de los proyectos y de sus sueños por cumplir pero para aclarar cuál es el don que lo une a este proyecto, aclaró que se trata de una de las cosas más puras que puede tener una persona.

Humilde y sereno, antes de empezar contó que por estos días sus horarios están acotados porque están a puro entrenamiento. Es que el próximo fin de semana, el 1 y 2 de marzo, se hará por primera vez una doble jornada en el río, de la que participarán 250 nadadores con y sin discapacidad, varios de ellos que son parte del complejo que tienen en Arroyo Seco, la Escuela de Natación Integral.

Será la edición número 16 y la sexta que se hace integrada. Según relató, el sábado estarán participando bebés, niños de 3 y 4 años fortalecen y los adultos que tengan su bautismo en aguas abiertas con pruebas que van desde los 50 metros a los 1500 metros. En tanto, el domingo será el turno de los más experimentados, ya que se hará una maratón acuática desde La Fluvial en Rosario hasta Arroyo Seco, que son unas 5 horas de nado aproximado.

Pero además, en el marco de este evento deportivo, se desarrollará en Arroyo un encuentro nacional de familias donde hablarán sobre las distintas problemáticas con las que se pueden encontrar: desde el trabajo, la escuela hasta la comunidad. “Siempre nos visitan familias de distintas partes del país para transmitirnos cosas, charlar. Este año tendremos más tiempo para disfrutar y conversar e intercambiar temas”, contó.

Patricio Huerga adelantó que en abril estrenarán un documental que se llama “Abrazos sobre agua”, donde se muestra el cruce en el Río Uruguay en 2012. “Es el momento en que los Tiburones unieron dos países. Este no sólo es sólo un documental, es un proyecto trasmedia dirigido por el periodista Juan Mascardi que cuenta a través de todos los medios disponibles, la vida de los tiburones dentro y fuera del agua. La Escuela de Natación Integral Arroyo Seco es un complejo integrado donde las familias pueden solidarizarse y ayudarse mutuamente. Y en su descripción de ese ámbito mágico donde trabaja, describe que “pueden encontrarse cosas que son increíbles”, como que un chico con discapacidad aliente a su amigo sin discapacidad. O todos los bebés, que entrenan junto a sus mamás. “Esa relación que se arma forma entre padres es muy fuerte y lindo de ver”, destaca.

“Sobre las personas con discapacidad ronda lo afectivo, cree que puede ser una característica de éstas. En este proyecto tenemos objetivos que tienen que ver con los afectos, que son muy fuertes y que logran más cosas que con cualquier otra meta”.

Consultado sobre si puede separarse del rol de entrenador, donde también es padre, amigo y terapeuta, dice que hoy “la natación es como una excusa para todos los otros motivos”. Y agregó: “Lo lindo es que la relación no es sólo la persona con discapacidad, su familiar y el entrenador. Acá está involucrada toda la familia. Hay una relación dentro y fuera del agua que se forma, es un espacio muy rico en relaciones humanas”. Otra de las cosas que destacó como uno de los logros del grupo que trabaja en la ENIAS es que empezaron a trabajar con una escuela secundaria de Colón, provincia de Buenos Aires, con un proyecto que desarrollarán durante todo este 2014 y tiene que ver con la discapacidad y los derechos humanos. “Esto finalizará con una experiencia que haremos junto a esta escuela en 2015: será una prueba nocturna en un lago artificial que hay en esa ciudad. Además se harán varias actividades por fuera de lo deportivo pero teniendo la discapacidad como principio de derechos humanos”, explicó Huerga. En su humildad, contó que él no es protagonista de nada porque este es un proyecto colectivo: “Esto es un nosotros. Los tiburones somos nosotros. Porque acá están integrados las personas con discapacidad, sus familias enteras, los profesores, el Estado, las empresas que ayudan. Todo hace una mesa muy fuerte con patas que hace previsible el proyecto para que tenga proyección”.

Pero al replantear la pregunta, para saber cuál es el don que tienen todas las partes para encontrarse y poder trabajar y aprender todos juntos y respondió: “Lo afectivo”, casi como si hablara de algo moneda corriente en estos tiempo, algo que muchas veces la gente pierde de vista. Porque no remarcó que era la capacidad de los entrenadores o las ganas de los chicos o de sus familias. Habló del amor. De uno de los valores más importantes que una persona puede tener. Desde donde cualquier relación se construye con bases ultra sólidas, como la de los Tiburones. Dijo “lo afectivo”, hablando del amor al prójimo, casi como si hablara de sus propios hijos. Pensando en los sueños que tiene como persona, volvió a remarcar lo de ser un proyecto colectivo y mencionó que la idea es profundizarlo como agrandar la infraestructura, hacer la segunda etapa, que es construir un centro cultural y un gimnasio para hacer todo tipo de actividades pero integradas porque ya demostramos que se puede.

“Sobre las personas con discapacidad ronda lo afectivo, cree que puede ser una característica de éstas. En este proyecto tenemos objetivos que tienen que ver con los afectos, que son muy fuertes y que logran más cosas que con cualquier otra meta”.
− Patricio Huerga