Skip to content

Juan Tinazzo: El arte de la electrónica que los lleva a la NASA

Juan Tinazzo, Catalina Silvestri, Victoria Kaial, Agustín Alsop, Nahuel Colombo y Guido Cicconi, todos estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario, se subirán al avión en unos días para conocer el Kennedy Space Center, en Florida (Estados Unidos) luego de consagrarse como uno de los seis equipos ganadores del NASA Space Apps Challenge 2018, la competencia por la cual jóvenes de todo el mundo participaron con innovadoras propuestas. En esta entrevista a Juan, conoce más sobre el proyecto con el que no sólo ganaron un pase a la NASA, sino que dejaron un gran avance para los astronautas que sólo requiere de muchas “horas de ingeniería en detalle” para concretarlo.

por Roxana Miguel

Puedes verlo ahora, si quisieras, desarmando placas y revisando sus componentes o enseñando a cambiar una pantalla de un smartphone. Juan tiene un canal de YouTube llamado ElectroTodos en donde comparte tips, recomendaciones y proyectos, pero no se considera un youtuber y tampoco se ve a sí mismo como un emprendedor (aunque lo es). Reconoce que brinda pequeñas soluciones que, en definitiva, pueden servir para resolver grandes problemas.

Juan Tinazzo es un joven de 19 años apasionado de la electrónica que llega a emocionarse con tan sólo mirar el interior de un dispositivo, lo cual para él es casi lo mismo que una obra de arte. Con ese nivel de pasión trabajó junto a un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario en DeltaMesh, un sistema que oficia de soporte físico y psicológico para los astronautas que viajan con destino al planeta marciano.

Con tanto conocimiento como desconcierto respecto al resultado de dicha participación, el equipo ganó un hackatón mundial, el más importante, y ahora tendrán que contar lo que crearon en el Kennedy Space Center, en Florida.

En esta entrevista no sólo conocerás más sobre DeltaMesh y sus integrantes, sino también la visión de Juan, que con sólo 19 años, imprime la insignia de héroe por tocar en la tecla con lo que realmente ocupa a un emprendedor: brindar soluciones.

Cómo llegaron, cómo lo hicieron, qué ayuda tuvieron y necesitan hoy los jóvenes emprendedores como él, son algunas de las respuestas que, les puedo asegurar, los transportarán a una forma más optimista de ver a la juventud actual, y cómo sí, todavía, son los portadores de un futuro mejor.

HÉROES: ¿Qué es DeltaMesh y cómo nació?

DeltaMesh nació en el marco de NASA Space Apps Challenge 2018 (una competencia internacional en la que participaron jóvenes de todo el mundo). Se trata de un sistema que le brinda soporte físico y psicológico al astronauta durante sus posibles expediciones a Marte. Para esto, el astronauta se equipa con tres accesorios: una pulsera, un chip subcutáneo y un arnés. Estos dispositivos recolectan todo tipo de datos del cuerpo del astronauta, ya sea su presión sanguínea, temperatura corporal, oxígeno en sangre, etc. con el fin de determinar cómo se encuentra físicamente el astronauta.

HÉROES: Hablaste también de un soporte psicológico…

Para esto diseñamos a Wilson. Wilson es una inteligencia artificial que, a partir de los datos recolectados por los accesorios puede determinar el estado emocional del astronauta, lo que sirve no sólo para saber si está al borde de un ataque de pánico o si se encuentra muy estresado, sino que también puede intervenir para brindarle apoyo, ya sea contándole un chiste, reproduciendo una canción o incluso un mensaje de la familia. Toda esta información viaja a través de una red de tipo Mesh, la cual se basa en una serie de estaciones remotas, dispersas por toda la superficie de Marte, a 5 km una de otra. Estas estaciones remotas también permiten la recolección de datos del ambiente, para poder realizar futuros estudios del planeta rojo.

HÉROES: ¿Qué es Delta Protocol?

Nuestro equipo. Delta Protocol surgió el día anterior al de la competencia. Cuando empezamos a organizarnos para ir al evento del 2018 pasó que casi ninguno de los integrantes del equipo del 2017 podía ir. Estábamos a punto de no participar directamente, porque sólo quedábamos tres personas, lo cual suelen ser poco para una competencia de este estilo. Faltando unas horas me contacto con unas amigas de la primaria y les pregunto si quieren venir y por suerte me dicen que sí. En ese momento también me llama un compañero, y se suma al grupo. Finalmente, el grupo quedó conformado por: Catalina Silvestri, estudiante de la licenciatura en Ciencias Computacionales, Victoria Kaial, estudiante de la licenciatura en matemáticas, Agustín Alsop, estudiante de estadística, Nahuel Colombo, estudiante de ingeniería electrónica, Guido Cicconi, estudiante de ingeniería electrónica y yo, que soy estudiante de ingeniería electrónica, todos de la Universidad Nacional de Rosario.

HÉROES: ¿Qué significa para vos y para tu equipo que Deltamesh ganara esta competencia? ¿Apuntaban a ello como objetivo?

Para nosotros ganar a nivel mundial fue una locura. No esperábamos para nada que sucediera algo así. En el 2017 participamos y obtuvimos una mención a nivel local. En la última edición queríamos ganar a nivel local, y cuando lo logramos fue una alegría tremenda. No esperábamos en lo más mínimo quedar entre los 30 mejores, y mucho menos entre los 6 ganadores a nivel global. El proyecto se realiza en las 48 Hs que dura el Hackathon, por lo que está pensado para ser totalmente realizado en ese tiempo. Como el proyecto es Open Source, cualquier persona u organización que desee implementar la idea los puede hacer de forma libre y gratuita, de igual manera que si lo quisieran modificar. Nuestro proyecto es bastante teórico, totalmente implementable, pero teórico. Por esta razón creemos que siempre se le pueden hacer muchas modificaciones. En términos generales el proyecto se encuentra bien planteado, los números “cierran” y resulta factible. Los que necesita son cientos de horas de ingeniería de detalle para llevarlo a la realidad.

HÉROES: ¿Qué cosas destacarías del proceso de desarrollo de Deltamesh?

Durante el desafío recibimos mucha ayuda de voluntarios. Eso es fantástico porque cada uno tiene un área de expertise diferente, lo que brinda muchos puntos de vista. Lo grandioso de esto es que permite que el proyecto crezca desde diferentes ángulos, inclusivo en lo que ni siquiera habíamos pensado. En el equipo somos tres técnicos electrónicos, y uno electromecánico. Esto nos da bastantes conocimientos específicos para el desarrollo de proyectos que involucran hardware. De igual manera, durante las primeras tres o cuatro horas del evento todo el equipo se dedica a realizar investigación sobre el desafío elegido, para así arrancar el diseño del proyecto ya sabiendo los puntos más importantes a tener en cuenta. Creo que cualquier persona puede aportar algo a un proyecto de este estilo. No es necesario que todos tengan conocimientos específicos, pero si es necesario que dos o tres integrantes los tengan. Todos pueden ayudar con algo, ya sea con la redacción, la traducción, el diseño de gráficos o simplemente para “tirar ideas”.

Me parece súper importante participar en estos eventos porque permiten que un público muy variado se interese en ciencia y tecnología. Al no haber un rango de edad (a partir de los 16 se puede participar si mal no recuerdo), ni categorías, cualquier persona se puede sumar, participar y aprender un montón en el proceso.

HÉROES: ¿Cómo llegaron a conocimientos tan específicos respecto a las partes que componen el sistema?

Personalmente soy un apasionado de lo técnico. Me encanta la electrónica y todo lo relacionado con las telecomunicaciones. Me encanta ver como está diseñado un producto y saber por qué lo hicieron de esa manera y no de otra. Me emociono cuando desarmo algo y veo que por dentro es casi una obra de arte. Actualmente estoy estudiando Ingeniería Electrónica en la Universidad Nacional de Rosario, pero algún día me gustaría estudiar Ingeniería en Telecomunicaciones en el Instituto Balseiro.

HÉROES: ¿Te considerás un emprendedor?

Nunca pensé en mí como un emprendedor. Considero que soy alguien que le gusta lo que hace y le gusta compartirlo. Mi canal de Youtube arrancó de esa manera, para compartir con mis amigos los proyectitos que hacía. Y de a poco fue creciendo, cada vez que una persona se interesaba por lo que hacía. Siempre fue un hobby hacer videos, y creo que en esta plataforma encontré un lugar en el cual volcar todas mis ideas y proyectos. Lo lindo es que puedo ayudar a la gente con algún tutorial específico, o simplemente motivar a alguna persona a probar algún proyecto que tenían ganas de hacer.

HÉROES: ¿Qué rol cumple tu entorno familiar de cara a tus emprendimientos?

Estoy muy agradecido del apoyo que me brinda mi familia. Siempre están ahí para cada idea loca que tengo, ya sea construir todo un escritorio o armar una impresora 3D. Creo que es fundamental tener el apoyo de la familia o de los amigos porque es lo que me motiva a seguir.

HÉROES: ¿Cómo te ves en un futuro? ¿Cuál es tu imagen ideal de lo que estarás haciendo en adelante?

En el futuro me veo estudiando y trabajando en algún área de investigación y desarrollo. Sería un sueño poder trabajar en algo que vaya al espacio, como un satélite o en un módulo para una nave espacial.

HÉROES: ¿Creés que los emprendedores como vos tienen el apoyo del Estado que requieren para potenciar sus propuestas?

Creo que desde el punto de vista estatal se podría impulsar la parte de ciencia y tecnología. Estaría bueno que existan más espacios conocidos como “Maker”, que son lugares en donde hay herramientas (cortadoras láser, impresoras 3D, equipos CNC) que se pueden usar de forma libre. Generalmente el “pago” por el uso del espacio es el tiempo de uno. Uno paga la hora de uso de una máquina ayudando a alguien a hacer su proyecto. Es una idea que está muy esparcida en muchos países, y que me parece espectacular. No sólo permite el acceso a herramientas costosas, sino que también crea una comunidad de “makers”, e impulsa el trabajo en comunidad y el compañerismo.

HÉROES: ¿Qué le dirías a otros chicos de tu edad que tienen buenas ideas para emprender pero suponen que son irrealizables?

Creo que no hay una edad para empezar a crear y a emprender. Cualquier persona con una buena idea puede hacerlo. Mi consejo es que cuando surja esa idea se investigue la viabilidad del proyecto. Actualmente hay muchas campañas de proyectos de “crowdfunding” que son muy populares, pero físicamente inviables, o simplemente poco prácticas. Lo ideal es depurar la idea y trabajarla hasta algo que pueda ser llevado a cabo y que sea práctico de utilizar. Estos dos puntos son los fundamentales para que una buena idea se transforme en un buen proyecto. Pero para tener un buen proyecto primero hay que tener una buena idea. Y estas pueden surgir de las formas más extrañas, ya sea caminando por la calle o hablando con el vecino, o viendo un problema y pensando en cómo se podría solucionar. Es increíble lo que se nos puede ocurrir cuando se presta atención a los pequeños problemas, porque de esa forma también se puede mejorar y solucionar un problema mucho mayor.

Conocé más del equipo desde DONWEB.COM